escritor de contenido ético

Escritor de contenido ético: siete rasgos que debes poseer

Al igual que el SEO, el marketing de contenidos se puede clasificar en blanco, gris y negro. Si eres un escritor de contenido, debes tener como premisa la ética al desarrollar piezas únicas y creativas para tu público.

"escritor de contenido"

Si estás leyendo esto, es probable que uses el blanco la mayoría de los días. Tal vez usas un tono gris claro en los días malos.

Pero, ¿alguna vez has probado el negro, tal vez por error?

La mejor parte del marketing de contenidos es observar cómo ayuda a tu marca a generar confianza con tu audiencia, de una manera que ningún otro método puede hacerlo. Es sutilmente persuasivo sin ser intrusivo e impositivo.

Las palabras son poderosas y los consejos incorrectos pueden dañar tanto al lector como a la reputación de tu marca. Entonces, hagas lo que hagas, nunca uses ese intrigante sombrero negro, incluso por error.

Ahora, como promotor de contenido, tu principal responsabilidad es crear estrategias y ejecutarlas en el desarrollo de artículos atractivos y sugerentes para tu blog comercial (o el de tu cliente).

Esto a menudo se traduce en que asumas el papel de escritor de contenido.

Entonces, para asegurarte que siempre estás en el camino correcto, aquí hay siete rasgos de un escritor de contenido ético.

Incluye sólo datos confiables y recientes

Como sabes, incluir datos y estadísticas relevantes es una pieza sólida.

Los hechos y las cifras convencen hasta al lector más escéptico y lo llevan a casa. Demuestra que has hecho tu investigación y tarea, y sabes de lo que estás hablando.

Incluir estadísticas en las publicaciones de blog mejora la confianza de tu audiencia y hace que la publicación sea más digna de enlaces.

Pero no es fácil: solo debes citar datos relevantes de fuentes confiables. La búsqueda de información destacada y siempre debes citar la fuente original de datos.

Sin embargo, como escritor de contenido, es tu deber profundizar y descubrir la verdadera fuente para determinar si los datos son auténticos o falsos.

Además, cualquier dato o investigación que cites no debería tener una década de antigüedad. Los datos antiguos probablemente desviarían al lector en lugar de ser útiles.

Por lo tanto, asegúrate de citar siempre datos recientes que no tengan más de dos años, y de fuentes autorizadas, para agregar credibilidad a tu pieza.

Da crédito donde es debido

Mientras se trata de citar datos, asegúrate de acreditar la fuente original con una mención clara y, si es posible, un enlace.

No solo facilita la lectura adicional y el valor agregado para el lector, sino que esta práctica simple ayuda a los creadores de contenido de calidad a obtener el reconocimiento que se merecen y se destacan en un mar de mediocridad.

Debes ser un escritor de contenido para lectores humanos primero

Por supuesto, deseas que tu contenido se clasifique en la primera página de Google. Quien no.

Y claro, la investigación y optimización de palabras clave para los motores de búsqueda es importante. Pero tu prioridad número uno siempre debe ser proporcionar una experiencia de usuario estelar para los visitantes de tu sitio web.

Cuando se trata de contenido escrito, la experiencia del usuario se reduce a la legibilidad.

Hoy en día, el relleno de palabras clave es evidente y molesto no solo para los lectores humanos sino también para los rastreadores de motores de búsqueda. Por lo tanto, ni siquiera pienses en rellenar palabras clave en tus artículos.

Además, intenta incorporar tu propia voz (o la de tu marca) en tu contenido.

No seas un escritor de contenido con un tono robótico y sin vida. Hazlo humano, con un toque de humor.

Mantén el lenguaje simple y evita los tecnicismos. Y cuando expliques algo bastante complicado, debe tener siempre presente esta famosa cita de Einstein: “Si no puedes explicarlo simplemente, no lo entiendes lo suficientemente bien”.

No extiendas un artículo por el recuento de palabras

Sí, el contenido de formato largo generalmente funciona mejor que los artículos más cortos en términos de adquisición de vínculos de retroceso, ser compartido en redes sociales y clasificaciones en las búsquedas, todo lo bueno que deseas de tus esfuerzos de contenido.

El estudio de contenido de Backlinko en asociación con BuzzSumo y el análisis de HubSpot de más de 6.000 publicaciones de blog determinaron de manera concluyente el debate sobre el contenido corto y el formato largo.

Pero esto no significa que produzcas contenidos con miles de palabras de relleno que no tienen ningún valor adicional para los lectores. Debes centrarte en la calidad sobre la cantidad.

Si eres un escritor de contenido que cubres ampliamente el tema, no necesitarás preocuparte por el recuento de palabras. Después de todo, el propósito de tus piezas es impartir conocimiento valioso y ayudar a tus lectores a resolver un problema, ¿no es así?

Si muestras los aspectos relevantes de un tema sin andar por las ramas, tus lectores te amarán por ello.

Probablemente mostrarán su agradecimiento al compartir el artículo, suscribirse a tu boletín informativo; y así mejorarás otras métricas clave que te interesan.

No recicles el contenido

No será una exageración decir que ya hay demasiado contenido innecesario y reciclado por ahí.

Si planeas copiar o plagiar, detente allí. No solo es muy poco ético robar contenido, sino que tarde o temprano destruirás tu reputación y el ranking de tu sitio web.

Incluso si de alguna manera no eres penalizado por Google por el contenido copiado, tu audiencia descubrirá la pésima calidad y eventualmente perderás a tus lectores.

En pocas palabras, la copia de contenido es una pérdida de tiempo y recursos; y te afectará lenta pero seguramente a largo plazo.

Asume la responsabilidad como escritor de contenido ético

Un escritor de contenido también es humanos, al menos por ahora.

¿En qué somos mejores los humanos? En cometer errores y aprender de ellos.

Entonces, si aún no lo has hecho, no pasará mucho tiempo antes que publiques un artículo que cause un poco de controversia (sin querer).

Esto se debe a que el contenido puede ser subjetivo y no siempre se puede complacer a todos. Lo que haces después de cometer un error es lo que importa.

Recuerda, tu contenido está destinado a generar compromiso, lo que significa que un debate saludable (aunque acalorado) es realmente bueno.

Pero si sabes que cometiste un error, como ofender involuntariamente a tus lectores o presentar información incorrecta, asegúrate de asumir toda la responsabilidad por ello.

Siempre debes ser cortés y haz todo lo que esté a tu alcance para corregirlo. Sobre todo, como es el caso con todas las profesiones, asegúrate de aprender de tus errores y evita no repetirlos.

Haz recomendaciones genuinas de productos/servicios

En última instancia, tu contenido está destinado no solo a educar, informar o entretener a tu audiencia, sino también a alcanzar ciertos objetivos de marketing y mejorar los resultados de una empresa.

Esto a menudo significa como escritor de contenido hacer recomendaciones de productos o servicios en forma de revisiones patrocinadas, artículos de invitados, marketing de afiliación, etc.

Es fundamental ser completamente transparente. Entonces, si estás publicando enlaces de afiliados en tu blog, se claro al indicar su participación.

Esto no solo es algo ético y sensato, sino que también lo exige la Comisión Federal de Comercio (FTC).

Del mismo modo, si permites publicaciones patrocinadas o invitadas en tu blog, etiquétalas de modo que sea claramente evidente para tus lectores.

Lo último que deseas es que tu audiencia se sienta engañada, lo que destrozará la confianza que tanto te esfuerzas por construir.

Reflexiones sobre un escritor de contenido ético

El contenido puede ser subjetivo, pero la frase “contenido de calidad” no lo es.

Si tu contenido es realmente de alta calidad, comparte estas características comunes:

Características del contenido de calidad

  • Está completo: el artículo es tan exhaustivo que los lectores no sienten la necesidad de consultar ningún otro recurso después de examinarlo de arriba a abajo.
  • Proporciona conclusiones útiles: tus lectores están aquí para aprender cómo resolver un problema o adquirir nuevos conocimientos. Tu publicación debe proporcionar esa solución para que puedan actuar inmediatamente después de leer, o hacerles sentir que tienen lo que estaban buscando.
  • Original: ¿Alguna vez clasificaría un contenido copiado como “de alta calidad”? Por supuesto no. Tienes que ser original.
  • Realmente exacto: el artículo respalda cada afirmación con datos recientes y relevantes de fuentes confiables.
  • Persistente y honesto: la publicación resuena con tu audiencia. Pueden relacionarse fácilmente con lo que estás diciendo y sentir una conexión contigo, el autor. Esto, a su vez, te hace ser compartido, que es otro sello distintivo importante de una pieza de calidad.
  • Aspectos de redacción precisos: los errores gramaticales y ortográficos forman una mala impresión y reducen la credibilidad de tu contenido. Una pieza de alta calidad, sin embargo, tiene una ortografía impecable.
  • Legible: una publicación llena de terminología técnica y oraciones complicadas no se leerá fácilmente y, en consecuencia, será de baja calidad.
  • Duración en el tiempo: la publicación resiste el paso del tiempo y sigue siendo relevante en los próximos años. Si no, se actualiza periódicamente para mantener su importancia y, por lo tanto, la calidad.
  • Optimizado y orientado a resultados: por último, pero no menos importante, tu contenido logra los resultados comerciales previstos. Está optimizado para motores de búsqueda y ocupa un lugar destacado para las palabras clave deseadas. Impulsa el tráfico, el compromiso y los enlaces. Todo esto es consecuencia de los puntos mencionados anteriormente.

En resumen sobre el escritor de contenido ético

Como puedes ver, existe una superposición perfecta entre la redacción de contenido ético y la producción de piezas de alta calidad que generen resultados.

Es beneficioso tanto para tu negocio como para el público si como escritor de contenido, te comprometes en desarrollar piezas bajo el fundamento de la ética.

Contenido de tu blog: 6 consejos fáciles para potenciarlo

Contenido para blogs. Los 3 desafíos que debes superar

Deja un comentario