método para el trabajo de grado

La metodología de tu trabajo. Consejos útiles para redactarla

Las complicaciones al momento de redactar un trabajo se torna más complejo de lo que parece y más cuando se trata de la metodología de tu investigación.

metodología de la investigación
consejos para redactar la metodología de una investigación académica

Escribir debería resultar fácil para cualquiera, pero hay quienes se complican en algo que debería ser simple y no es para menos. Ya que un texto por más sencillo que parezca debe tener ante todo originalidad, coherencia y buena ortografía.

Buen manejo del lenguaje

La coherencia entre las ideas es de suma importancia, ya que si se expresan correctamente no habrá dificultad para plasmarlas por escrito.

Y no está de más decir que el cuido de la ortografía, sintaxis, adjetivos adecuados, etc., deben prevalecer. Debido a que el enriquecimiento del lenguaje es clave en un texto donde te quieras destacar.

Así que nos vamos a concentrar directamente en la manera que debes escribir un artículo o trabajo que amerite metodologías.

Y más allá de definir conceptos, que puedes encontrar en cualquier otro sitio web; la idea de este artículo es facilitar el desarrollo de la redacción metodológica.

El famoso ejecutivo de negocios y filántropo estadounidense, Robert Addison Day, escribió un libro titulado “How to write and publish a scientific paper / Cómo escribir y publicar un artículo científico”. En él nos señala detalles interesantes para una correcta redacción científica.

Y en base a esta fuente, lo primero que debes hacer al momento de realizar una redacción metodológica es no complicarte con el lenguaje.

Aunque s se pueda tratar de una tesis o un artículo científico no debes abusar con las palabras complejas. Hay que ser sistemático, crear un texto fácil de leer y aunque cada investigador posea su estilo, éste no debe excederse.

Las oraciones más simples y claras son las que captamos y memorizamos rápido. Así que aplicar esto también te puede evitar errores gramaticales.

Pero cuidado, no está mal usar palabras complejas, ya que eso puede enriquecer el texto. Sin embargo debes asegurarte de escribirlas en un buen contexto.

Los detalles pueden definir la calidad de tu metodología

Es vital que en un proyecto o artículo de investigación se presenten los detalles necesarios para que la publicación sea reproducida o replicable por otros investigadores competentes.

De igual modo, puedes escribir un documento técnicamente fuerte aunque tu trabajo haya dado resultados o no.

Al momento de escribir un trabajo de alta calidad debes ser detallista y conciso. Además tienes que incluir todas las secciones más importantes, incluso la metodología. Ya que esta es la sección del documento donde se describen los objetivos del experimento y los métodos por los cuales se espera lograr esos objetivos.

De acuerdo con el escritor griego Martyn Shuttleworth, la metodología debería ser escrita en orden cronológico. Utilizando siempre el tiempo pasado, aunque esto no siempre es posible. También expresa que:

Una metodología bien diseñada y lógica brindará una gran columna vertebral para todo el artículo de investigación y te permitirá construir una sección de resultados extremadamente fuerte”.

La descripción de la metodología es importante

Debes resaltar la validación científica de una investigación, incluso la de una tesis, de manera que otro investigador pueda repetir dicha investigación.

Por ello existe la importancia de describir con gran detalle todo el método y la metodología utilizada.

El metodólogo mexicano, Wilmer Arturo, ilustra lo que significa el método como una receta de cocina del platillo que tú como investigador estás cocinando. Por lo tanto debes describir cada paso y cada ingrediente utilizado con el mayor detalle; para que otra persona pueda cocinar tu receta y obtenga el mismo resultado.

Un título que resuma

El título de tu trabajo debe ser significativo.

Solo con ver el título el lector debe saber qué significa o sobre qué trata el artículo incluso si no lo lee.

Los títulos demasiados largos no son buenos.

Además debes ser precavido al mover de sitio cualquier palabra de tu título. Ya que puedes cambiar totalmente el sentido y generalmente es un error que pudieras pasar desapercibido si no eres detallista.

Pero siguiendo con las recomendaciones de Robert A. Day mencionado anteriormente. Si lo que va a redactar es un artículo científico entonces el “Abstract/Resumen” es algo que hay que tratar brevemente.

En esta sección el lector debe darse cuenta qué tan relevantes es el artículo para él y qué partes tiene que leer, por ello es necesario mostrar aquí un resumen de la metodología, resultados y las principales conclusiones.

Familiarizar al lector en la metodología empleada

Es importante familiarizar al lector desde un principio con el tema a tratar. Es así, que la introducción es un espacio para familiarizarlo bien sea a través de un artículo o una tesis.

En esta sección de trabajo dónde se define en término de naturaleza y alcance a la investigación. Además de explicar la metodología a grandes rasgos y puntualizar rasgos principales.

La introducción debe establecer los objetivos de la investigación, así también tiene que exponer los distintos retos que pueden interferir en el camino de logro de los ellos.

Además es apropiado un resumen donde cubras todos los componentes principales de los métodos que has utilizado para llevar a cabo tu investigación, pasando por alto todos los detalles menores.

En cuanto a los materiales y metodología, cuando de un artículo científico se trata, es conveniente listar especificaciones de equipos y describir qué método utilizaste sin poner resultados aquí, lo cual es un error común, pues para eso está la sección de resultados.

Elige tu enfoque metodológico

Cuando de un trabajo de tesis se trata, en el diseño de la investigación debes señalar cuál empleas tú. Si es una investigación descriptiva, longitudinal, transversal… Además el agregar el enfoque de la investigación: cuantitativo, cualitativo o mixto.

En general escoger tu tipo de investigación determinará todo el enfoque de la investigación; lo que influye en instrumentos y hasta la manera de cómo se analiza los datos recaudados.

Otro punto importante se enfoca en la población: cuáles son los sujetos de estudio.

Aquí es recomendable entrar en detalle y describir algunas características de la población que ha sido estudiada. Esto permite que cualquier persona pueda reproducir la investigación.

Así también debes resaltar cuáles fueron los criterios para hacer recuento de las citas, autorías del tema a estudiar y cuáles fueron las pautas seguidas al aplicar la metodología.

Define las técnicas

Debes saber cuál va a ser el tamaño de la muestra que va a estar en relación con el tipo seleccionado. El cual lo podemos definir como aleatorio, estratificado, sistemático y conglomerado.

De igual modo, es necesario definir las técnicas a través de encuestas, entrevistas, o algo parecido que quieras implementar.

La escritura del método debe ser clara, concisa y directa al punto. Lo más necesario es no desviarse para ocuparse de lo irrelevante. Este proceso se logra con la ayuda de algunas suposiciones básicas.

Sé minucioso con los datos

Los datos en una investigación son de suma importancia y al momento de interpretarlos debe saber cómo hacerlo.

Es importante especificar cuáles han sido las técnicas de análisis y procedimientos seguidos de tal manera que otros investigadores puedan replicar ese trabajo.

Por ejemplo, Al aplicar los instrumentos de recolección de datos, el análisis no debe ser necesariamente largo. La idea es describir en términos exactos todos los métodos que utilizas para alcanzar tus objetivos de investigación a través de la recopilación de datos.

En los párrafos de las técnicas de análisis de datos se deben abarcar todos los detalles del sistema que se utiliza para extraer conclusiones significativas a partir de los datos que hemos recogido.

Los subtítulos también suelen ser apropiados para esta sección. Sin embargo los tipos de subtítulos que utilices dependen totalmente de la materia objeto de la investigación.

Revisar bien antes de la entrega

Lee nuevamente tu trabajo antes de entregarlo y pide a familiares, amigos o colegas que lo revisen para mayor seguridad.

También se puede hacer una revisión teórica de lo que implica una investigación de tipo explicativa.

Entonces en este caso, se puede resumir la sección de metodología.

En tal caso, la única dificultad real con la sección de métodos es encontrar el equilibrio entre mantener la sección reducida sin excluir toda la información pertinente.

Puede existir otra piedra de tropiezo y es encontrar el estilo de escritura correcto.

Las guías de APA sugieren la utilización de «yo» y «nosotros», no obstante, la mayoría de los supervisores prefieren la voz pasiva impersonal. De todas maneras, es recomendable que consultes con tu tutor antes de comenzar a escribir para evitar cualquier edición innecesaria.

Dejar que el lector decida

De nuevo Martyn Shuttleworth nos advierte que otros científicos no van a creer en tu palabra y querrán evaluar si tu metodología es correcta.

Así que es útil que el lector entienda cómo obtuviste tus datos, ya que le permite evaluar la calidad de los resultados.

Debes tener en cuenta que escribir la metodología permite que el lector tome su propia decisión sobre la validez de tus aportes.

También te puede interesar:

Tesis de grado. Consejos para comenzar con buen pie

Tipos de Tesis

Deja un comentario