Tasa de rebote

En esta publicación, te mostraré cómo puedes medir y evaluar completamente tu tasa de rebote. De esa manera, sabrás si en realidad es demasiado alto para tu industria o si es perfectamente normal.

Voy a compartir consejos y trucos sobre cómo auditar tu tasa de rebote y entender lo que la está impulsando.

También te contaré algunos de mis secretos para reducir tu tasa de rebote.

Pero primero, hablemos sobre qué es exactamente una tasa de rebote y por qué debería importarte.

¿Qué es la tasa de rebote?

La tasa de rebote es el porcentaje de visitas al sitio donde el usuarios visita únicamente una página, es decir, donde el visitante se va sin ver una segunda página.

Normalmente se utiliza como una medida del compromiso general que tiene un usuario con un sitio web.

¿Cómo se calcula la tasa de rebote?

La tasa de rebote se calcula por el número total de visitas de una página dividido por el número total de entradas a un sitio web.

Por ejemplo, si la página de inicio de un sitio web recibe 1,000 visitantes en el transcurso de un mes, y 500 de esos visitantes abandonan el sitio después de ver la página de inicio sin pasar a ninguna otra página, entonces la tasa de rebote de la página de inicio sería del 50%.

Tasa de rebote vs tasa de abandono

La tasa de rebote y la tasa de salida o tasa de abandono se ulizan como métricas para medir el compromiso que tiene un usuario con el sitio web, pero existen diferencias sutiles entre la tasa de rebote y la tasa de abandono.

La tasa de rebote mide el número de usuarios que ingresan a un sitio web y salen sin visitar ninguna otra página del sitio, mientras que, la tasa de salida mide la cantidad de usuarios que salen de un sitio web desde una página específica.

La diferencia clave entre los dos es que la tasa de salida mide el porcentaje de visitantes que salieron de una determinada página, pero no dice nada acerca de si esa fue la única página que el usuario visitó o no.

Por lo tanto, todos los rebotes son salidas (y visitas de una página), pero no todas las salidas son rebotes.

Por ejemplo, si 100 personas llegan a la página de inicio, y 50 de esas personas se van sin visitar ninguna otra página, entonces la tasa de rebote de la página de inicio es del 50%.

Sin embargo, la página de inicio puede recibir 400 páginas vistas durante ese mismo período de tiempo, y solo 100 de ellas abandonan el sitio desde la página de inicio. En ese caso, la tasa de abandono sería del 25%.

¿Cómo tener una buena tasa de rebote?

No hay tal cosa como una tasa de rebote «típica». Con más de mil millones de páginas en Internet, es un reto generalizar esta métrica, dada la gran variedad de tipos de sitios web e industrias que se dirigen a un público amplio y diverso.

La definición de una tasa de rebote “buena” también es subjetiva según el tipo de página y la fuente de tráfico.

Por ejemplo, si tienes un artículo informativo que responde a una pregunta específica y la fuente principal de tráfico a la página proviene de la búsqueda orgánica, el porcentaje de rebote de la página podría ser tan alto como el 90%.

Esto no significa que la página sea necesariamente «mala», a pesar de que tiene un alto porcentaje de rebote, esto podría significar que el usuario encontró exactamente lo que buscaba y ya no tenía necesidad de ver ninguna otra página.

Por el contrario, una página con un porcentaje de rebote bajo puede no ser necesariamente «buena» si tiene una mala experiencia de usuario.

HubSpot ha compilado las tasas de rebote por industria, en el artículo s muestra la tasa de rebote promedio en diferentes tipos de sitios.

Toma estos números con cautela y bajo tu responsabilidad, igual te los comparto porqué pueden proporcionar una guía aproximada para que midas el rendimiento de tus páginas.

¿Cómo reducir la tasa de rebote?

Antes de participar en actividades para reducir tu tasa de rebote, debes estudiar y análizar tu sitio web para que comprendas dónde son más necesarios los cambios.

Dicho esto, te comparto ejemplos de formas efectivas para mejorar las páginas con una alta tasa de rebote:

Analítica para reducir la tasa de rebote

Una forma de reducir la tasa de rebote es cambiar la forma en que medimos la métrica.

El software de análisis como Google Analytics contará a un visitante como un «rebote» incluso si el usuario pasa una cantidad considerable de tiempo en la página e interactúa con los elementos de la página, siempre y cuando el visitante abandone el sitio sin ver otras páginas.

Una posible solución para esto es generar vistas de página virtuales en Google Analytics para eventos relevantes.

Por ejemplo, si tienes una página interactiva y un visitante interactúa con algún elemento de la página, puedes generar una vista de página virtual en GA.

Esto te permitirá hacer un seguimiento de cuántas personas interactúan con tu página y también evitará que los espectadores activos se consideren como rebotes.

Estrategia de contenido para reducir la tasa de rebote

Si deseas aumentar el nivel de participación de los visitantes en tu sitio, la acción más impactante que debes realizar es identificar y resaltar el contenido que crees que les gustará (como las páginas que reciben más tráfico orgánico).

Una vez que hayas identificado este contenido mediante análisis web, puedes diseñar tu sitio web para que el contenido más atractivo se muestre prominentemente en la parte superior.

Por ejemplo, si tienes un sitio de comercio electrónico, dedícate a colocar el contenido que aporta más valor en la descripción del producto, ya que son las piezas de contenido más probables para ganar un clic de un visitante.

Donde sea posible, todo el contenido debe incluir títulos, imágenes y descripciones que conduzcan a aumentar el CTR.

Si un porcentaje significativo de su tráfico proviene de visitantes recurrentes, otra técnica para reducir la tasa de rebote es mantener su contenido actualizado, asegurándose de que se actualice periódicamente.

Es más probable que los visitantes frecuentes se comprometan con contenido nuevo y oportuno, lo que aumentará el compromiso por parte del usuario.

Diseño de sitio web y usabilidad

Además de mostrar el contenido más popular y relevante, también puedes realizar mejoras en el diseño del sitio web y la facilidad de uso para hacerlo más atractivo para los visitantes.

Esto podría involucrar actividades como mejorar la calidad de los gráficos, usar un buen contraste de colores y modificar el tamaño de la fuente y el espaciado para que el texto sea fácil de leer, y mejorar los llamados a la acción en la página.

Tu sitio debe estar diseñado para que los usuarios puedan encontrar lo que buscan en el menor número de clics posible.

Ofrecer una barra de búsqueda grande, así como una estructura de navegación clara, puede mejorar la participación, especialmente si tu sitio web ofrece una amplia gama de productos o servicios.

Los menús de navegación deben tener una estructura jerárquica clara. El uso de un diseño de sitio web responsive también puede contribuir a reducir la tasa de rebote.

Con un mayor porcentaje de visitas desde dispositivos móviles, en el 2019 esto es importante ahora más que nunca. Tu página web puede mostrarse perfectamente en una computadora de escritorio de 1024×768, pero aún así, puede verse terrible en un iPhone 6S.

Los menús y las imágenes deben formatearse para responder al dispositivo y al tamaño de la pantalla. Debes modificar tus páginas para usar plantillas que sean responsivas, robustas y adaptables.

Una importante solución de usabilidad que te puede ayudar a reducir tu tasa de rebote es el tiempo de carga de la página.

Los estudios demuestran que es más probable que los usuarios naveguen fuera de una página si la carga tarda más de unos pocos segundos. Hay una variedad de herramientas de pruebas que te pueden ayudar a diagnosticar el tiempo de carga de la página y ayudarto a solucionar este problema.

Conclusión

Como recomendación final, te quiero comentar que la eliminación de anuncios emergentes y otros elementos pesados de datos de tu sitio también puede reducir la tasa de rebote.

Te recomiendo probar con test A / B, y testear diferentes ideas de mejora de tu sitio web, de esta forma te asegurarás que los cambios que realices impactarán positivamente tu tasa de rebote.

La comparación de la tasa de rebote por canal (es decir, orgánico, referencia, directo, pagado, social) te ayudará a ver si hay problemas con tus fuentes de tráfico, lo que podría indicar un problema más arriba en el embudo.

Si un canal tiene una tasa de rebote más alta que otros, vale la pena que exámines tus campañas de marketing o esfuerzos para ese canal.

Por ejemplo, si los visitantes que llegan a tu sitio a través de una campaña marketing están rebotando a un ritmo mayor, asegúrate que tus anuncios son relevantes para el contenido del sitio en la página de destino a la que los está enviando.

Si aún no lo estás haciendo, es posible que debas crear páginas de destino específicas para la campaña con el fin de reducir la tasa de rebote.

En general, hacer coincidir tus palabras clave de búsqueda más altas con tu contenido ayudará a atraer usuarios al contenido que tienes.

Si diriges palabras clave genéricas que son populares solo para obtener tráfico, no podrás convertir ese tráfico de manera efectiva.

Deja un comentario

Site Footer